BIOGRAFÍA

Muchos de sus admiradores la llaman la “Claudia Cardinali” mexicana, pero Mónika Sánchez no tiene comparaciones, su belleza natural y talento han hecho que Mónika sea una de las actrices más reconocidas en México. Desde muy temprana edad estudio danza, actuación y modelaje. Durante el tiempo que vivió en Miami, participo en películas como “The Money pit” y en la popular serie de televisión “Miami vice”. Mónika trabajo en varios comerciales para Latinoamérica y Estados Unidos entre ellos para la prestigiosa tienda Neiman Marcus.

Por ser su padre diplomático de carrera, permitió que Mónika creciera en diferentes partes del mundo y que además de su lengua nativa el español, aprendiera italiano e inglés al 100%

A su regreso a la ciudad de México, Mónika decide convertirse en una actriz de tiempo completo. Televisa la más grande empresa de habla hispana en el mundo, abre sus puertas a la belleza exótica de Mónika y la enrrola en su reconocida escuela de actuación el “Star System” donde Mónika empieza con una rígida disciplina artística de actuación, manejo de voz, canto, expresión corporal, danza y equitación.

No pasa largo tiempo cuando recibe sus primeras oportunidades en las telenovelas como “Corazón salvaje” (1993), “Alondra” (1994), y “Tu y yo” (1996),

Mónika comienza una serie de actuaciones como villana sensual en telenovelas como “Pueblo chico, infierno grande” (1997), alternando como antagonista de la reconocida actriz “Verónica Castro”. Después de esto, Mónika se convierte en la antagonista que todos los productores quieren para sus producciones.

La popularidad de Mónika para los televidentes, crece rápido y pronto ella es la más admirada villana en México. La mezcla de dulzura y seducción que no se había visto antes en estos personajes, la convierte en algo especial. Ella continúa con gran éxito en televisión con el “Diario de Daniela” (1998) y “Laberinto de pasión” (1999).

Al año siguiente los críticos de actuación la reconocen como la mejor villana del año (2000) por su magnífico trabajo.

En 2001, Mónika decide (dada su versatilidad), dar un giro y actúa en la telenovela “Salomé” (2002) en el papel de una frágil mujer que muere por amor. Una vez más regresa a probar su capacidad actuando en “La otra” (2003) y le sigue “Apuesta por un amor” (2005) en donde, su público todavía hoy no puede olvidar su magnífica actuación como “La mariposa” y le siguen “Amar sin límites” (2006-2007), “Al diablo con los guapos” (2008). Mónika comienza a incursionar en el cine en películas como “En el aire” (1992) y “La hija del caníbal” (2003) y en cortometrajes como “Un día de Suerte” y “Malinche” en (2009), por las que recibe críticas muy positivas por su trabajo.

Pero sus actuaciones no se limitan al mundo de la televisión y del cine ya que encuentra en el teatro un gran vehículo para desarrollar su talento como en las producciones “Mi quinto amor” (1992). Y “Bajo las sabanas” (1996), en el 2000 recibe uno de los reconocimiento más importantes de teatro en México, el premio “Mari Cruz Olivier” como la “revelación juvenil del año 2000”. Como actriz mantiene su trayectoria en el teatro con el “El precio de la fama” (2000), “Mujeres frente al espejo”(2002), “Me enamore de una bruja” (2003) “Las alas del pez” premio nacional Juan Ruiz de Alarcón (2009), que presentó el Instituto Nacional de Bellas Artes y donde recibe el reconocimiento de su público.

Mónika está considerada como una bella y talentosa actriz. Su rostro ha aparecido en diversas portadas y ha hecho varias presentaciones con su imagen, pero ella ahora está en busca de un cambio para incursionar en el cine americano y darle impulso a su carrera en Hollywood.